¿Cómo colocar tubo Dobhoff? Guía paso a paso

Una sonda de Dobhoff es un tipo de sonda de alimentación que se inserta en la nariz del paciente, se pasa por el esófago y llega al estómago y hasta el duodeno. Un médico o enfermero debe colocar este tubo dentro del paciente, ya que no siempre es fácil colocarlo en la ubicación correcta. En la mayoría de los casos, el profesional de la salud insertará el tubo en el paciente ciego, buscando la ubicación correcta. En otros casos, se puede usar una cámara de video para ayudar a guiar la ubicación. Una vez que se ha colocado el tubo, se usa una radiografía para asegurarse de que esté en el lugar correcto antes de usarlo.

Un tubo Dobhoff solo debe ser insertado por un profesional médico experimentado.

A fin de preparar al paciente para la inserción de un tubo Dobhoff, se adormecen el esófago y la cavidad nasal y, si está consciente, se le puede administrar un sedante suave. Los pacientes generalmente se colocan del lado derecho mientras se coloca el tubo en la nariz. El tubo se inserta en el cuerpo del paciente a través de la fosa nasal y se deja descender al tracto gastrointestinal. Se le puede pedir al paciente que trague agua a medida que el tubo baja por el esófago para ayudar a prevenir las náuseas. Dependiendo de qué tan lejos en el tracto digestivo necesite extenderse el tubo, el paciente también puede recibir medicamentos para relajar las válvulas que bloquean el estómago desde el esófago y el tracto intestinal, lo que facilita el movimiento del tubo Dobhoff a través de estas áreas.

Una radiografía puede garantizar que el tubo Dobhoff se haya colocado correctamente.

En muchos casos, un médico o una enfermera insertará un tubo Dobhoff al tacto. La experiencia en la colocación de estos tubos hace que muchos profesionales de la salud sean expertos en insertarlos y colocarlos correctamente. Alternativamente, se puede usar un endoscopio para ver el interior del tracto gastrointestinal del paciente. Aunque parecería que este método produciría una mayor tasa de éxito, ambos métodos dan como resultado una colocación correcta alrededor del 90 por ciento de las veces.

Los endoscopios flexibles pueden navegar fácilmente por los giros y vueltas del tracto gastrointestinal de una persona.

Lo último que debe hacer al colocar una sonda Dobhoff es asegurarse de que la sonda esté colocada correctamente en el estómago. Una imagen de rayos X del estómago del paciente revela si el tubo está en el lugar correcto. Si es así, se pueden extraer los alambres guía y se puede usar el tubo para proporcionar nutrición al paciente.

Los pacientes suelen recibir un sedante y anestesia local antes de la colocación de una sonda Dobhoff.

 

Mira estos Artículos

Subir