Para la persona adecuada, ser oficial de policía puede ser uno de los trabajos más gratificantes del mundo. En las circunstancias adecuadas, trabajar como oficial de policía significa ayudar a las personas a diario, hacer el trabajo que realmente importa y recibir un salario decente por ello. Al mismo tiempo, puede significar recibir una buena cantidad de abusos diarios de parte de los ciudadanos, recibir poco respeto y ser puesto en peligro con regularidad. Por supuesto, la experiencia del trabajo policial puede variar ampliamente, dependiendo del tipo de oficial que uno se convierta, quién sea y dónde trabaje.

Los agentes de policía son responsables de recopilar información de los sospechosos.

Cuando la mayoría de la gente piensa en ser un oficial de policía, piensa en ser un policía de turno . Estos agentes de patrulla callejera son los agentes que la gente ve en el día a día, caminando o conduciendo por las calles, manteniendo los ojos abiertos por si se están violando las leyes. Responden a las llamadas para hacerse cargo de todo, desde robos a mano armada, disputas domésticas y accidentes. Dependiendo de dónde esté estacionado un oficial de patrulla, el trabajo puede ser intenso y peligroso, o puede ser bastante mundano y aburrido.

Los agentes de policía pueden emitir multas por cruzar imprudentemente.

En una ciudad pequeña, un oficial de patrulla puede tener la gran mayoría de su trabajo compuesto por el cuidado de infracciones menores. Atrapar a la gente destrozando las paredes, a los jóvenes después del toque de queda y cruzar imprudentemente son cosas pequeñas que ser un oficial de policía puede significar cuidar. Los accidentes automovilísticos también suelen requerir un oficial de policía para asegurarse de que todo esté bien y, a veces, para ayudar a controlar el tráfico. Los agentes de policía también pueden asumir la responsabilidad de las infracciones de tránsito dentro de los límites de la ciudad, detener a los conductores que conducen a alta velocidad, conducir en estado de ebriedad o conducir imprudentemente.

La rutina diaria de un policía de turno puede ser bastante mundana.

Incluso las ciudades pequeñas a menudo también tienen agentes que son detectives. Ser un oficial de policía de este tipo implica un trabajo un poco más especializado, investigar los delitos entre bastidores para tratar de determinar qué sucedió. Aunque los detectives modernos tienen poco en común con los detectives ficticios como Sherlock Holmes, no obstante pueden hacer su parte justa de resolver crímenes, y muchas personas con mentalidad analítica pueden encontrar que este es el trabajo para ellos.

Algunos policías están a cargo de las escenas de accidentes laborales.

En las ciudades más grandes, hay muchos tipos diferentes de agentes de policía, cada uno de los cuales se especializa en un área particular de aplicación de la ley . Algunos oficiales se centran en el homicidio , por ejemplo, por lo que la gran mayoría de su trabajo consiste en lidiar con asesinatos o homicidios. Aunque este puede ser un campo difícil para trabajar, ya que a menudo uno se ve rodeado de muertes extremadamente espantosas, también puede ser muy gratificante, ya que los criminales pueden ser llevados ante la justicia y se puede otorgar una sensación de paz a la familia en duelo.

Algunos oficiales de policía pasan su tiempo en un área asignada para vigilar si hay problemas.

Las personas que se sienten atraídas por un tipo de aplicación de la ley más peligrosa y aventurera pueden decidir que entrar en una división de narcóticos o en un equipo de Armas y Tácticas Especiales (SWAT) es la decisión para ellos. Además de los cursos normales de aplicación de la ley, unirse a algo como un equipo SWAT a menudo implica un entrenamiento mucho más riguroso, e idealmente una experiencia en algo como el ejército. Pagar por estas ramas especializadas tiende a ser más alto que el de los policías de patrulla normales, pero el riesgo involucrado también puede ser mucho mayor.

Los agentes de policía detienen rutinariamente a los infractores de tráfico.

Los agentes de policía tienen que lidiar con personas que se ven afectadas por un accidente de tráfico.