“Blow your top” es una expresión idiomática colorida que se utiliza para indicar que una persona está muy alterada y está a punto de perder la paciencia o ya la ha perdido. La imagen relacionada con la pérdida de la paciencia se centra en la visión de la parte superior de la cabeza de alguien que realmente se desprende, debido a la acumulación de presión interna causada por la ira. Por lo general, el término se reserva para usarse cuando un evento o tema en particular inspira sentimientos negativos muy profundos, lo que hace más difícil mantener la compostura y la lógica en términos de cómo se aborda la situación.

“Blow your top” se refiere a alguien que ha perdido los estribos.

A diferencia de algunos otros modismos que se usan solo en tiempo presente, no es inusual que “soplar tu cabeza” se use no solo como algo que está sucediendo ahora, sino como algo que puede suceder en un futuro muy cercano. Por ejemplo, alguien puede intentar calmar a alguien que obviamente está a punto de perder los estribos al animarlo a que se aleje antes de que “te arruines”. En este uso del dicho, la idea es evitar que ocurra lo que probablemente sería un evento muy negativo instando a una distancia temporal del problema que está causando tanta angustia. Una vez que la persona que está experimentando la ira extrema tenga la oportunidad de recuperar la compostura, es posible abordar el problema subyacente con una visión más equilibrada y trabajar hacia una solución que sea equitativa para todos los involucrados.

Alentar a alguien a que se detenga antes de que “se arruine” puede calmarlo.

En otras ocasiones, “volar tu parte superior” se refiere a algo que está sucediendo en este mismo momento. Cuando este es el caso, el individuo que está perdiendo los estribos está en el proceso de expresar una gran cantidad de enojo, y esas expresiones incluyen una liberación de comentarios verbales que pueden o no ser lógicos o incluso comprensibles. En algunos casos, la liberación de la ira también puede incluir algún tipo de actividad física, como arrojar un vaso a una chimenea o arrojar una silla por la habitación. Si no se controla, esta liberación de ira puede tomar un giro más violento que lleve a altercados físicos entre dos o más personas.

A pesar de la imagen cómica que a veces se asocia con soplar una peonza, el idioma normalmente se refiere a una situación que no es nada divertida. La ira excesiva rara vez resuelve un problema y, de hecho, solo puede empeorar las cosas. Por esta razón, encontrar formas de no volar tu cabeza, pero de canalizar esa ira en un proceso más constructivo, es a menudo una mejor manera de lidiar con la situación.

La dificultad para controlar la ira puede provocar presión arterial alta.