Particularmente en el ámbito político y empresarial, hay momentos en que las palabras públicas de una persona no coinciden con sus posiciones privadas sobre un tema. Siempre que un funcionario público o un portavoz de una empresa emita una declaración pública en la que exprese su pleno apoyo a un tema en particular, como la legislación contra la discriminación , y en privado continúe practicando la contratación discriminatoria, se podría decir que él o ella está hablando de labios para afuera sobre el tema en cuestión. .

Los portavoces y los funcionarios gubernamentales a menudo son acusados ​​de hablar de boquilla durante las conferencias de prensa.

El servicio de labios es un intento falso o superficial de ganarse el favor del público al parecer adoptar una postura popular, pero haciendo poco esfuerzo para adoptar o implementar esa posición en privado. Un portavoz de la empresa puede prometer investigar las acusaciones de fraude o malversación durante una conferencia de prensa, por ejemplo, pero tal investigación nunca se lleva a cabo. El portavoz simplemente estaba hablando de labios para afuera sobre la idea de prácticas comerciales justas.

Clientes y empleados excepto empresas para cumplir promesas.

El uso de esta práctica en relación con un tema controvertido o las necesidades de un subgrupo específico de ciudadanos también es un truco popular entre los políticos que cortejan a los votantes. Cuando está rodeado por un grupo de agricultores, un político puede prometer que promulgará exenciones fiscales para la clase trabajadora. Cuando está en compañía de empresarios adinerados, el mismo político puede prometer beneficios fiscales similares para las empresas. En ambos casos, el político simplemente está hablando de labios para afuera para parecer tanto a favor de los negocios como de la clase trabajadora.

Cuando una persona es sorprendida hablando de labios para afuera, muchas personas se desilusionan por su aparente hipocresía. Los empleados que creían que el discurso de su jefe prometía aumentos sustanciales pueden sentirse descontentos cuando los aumentos prometidos no se materializan. El darse cuenta de que un funcionario de confianza o una figura de autoridad ha recurrido a acciones engañosas puede ser una píldora muy dolorosa de tragar para algunos. Otros pueden tener una visión mucho más cínica sobre cualquier promesa o compromiso futuro hecho por ese funcionario o empleador.

El servicio de labios también se puede equiparar con los conceptos de “echar humo por el trasero” o “prometer la luna”. Todas estas son variaciones de hacer promesas públicas que uno nunca tuvo la intención de cumplir en privado. Algunos ven esta práctica más como un proceso de besos, en el que el hablante quiere impresionar a una autoridad superior con su generosidad pública o conciencia social mientras mantiene su posición privada y contraria sobre esos mismos temas.

Algunos políticos tienen la reputación de hacer promesas públicas que no tienen la intención de cumplir.