“Rendimientos a escala” describe el tipo de cambios que pueden ocurrir en un proceso de producción cuando se produce algún tipo de cambio con los insumos involucrados en el proceso.

“Rendimientos a escala” es un término que se utiliza para describir el tipo de cambios que pueden ocurrir en la salida de un proceso de producción cuando se produce algún tipo de cambio con los insumos involucrados en el proceso. Dentro del contexto más amplio, los resultados a menudo se califican como crecientes, decrecientes o constantes, según lo que haya ocurrido con los insumos y cómo esos cambios afectaron el resultado del proceso de producción. La identificación de los rendimientos a escala ayuda a las empresas a determinar si esos cambios son positivos para la empresa y puede incluso ayudar a proporcionar datos valiosos que se pueden utilizar para revertir una tendencia negativa emergente.

Una forma de entender el concepto es pensar en términos de lo que sucederá cuando los factores cambien y tengan un efecto en la producción total de la operación. Por ejemplo, si la línea de producción se cierra por unos días debido a una falla en el equipo y no hay tiempo para recuperar ese tiempo perdido más adelante en el período contable, existe una buena posibilidad de que la producción del período sea adversa. afectados en términos de unidades terminadas producidas. Cuando se consideran a la luz de los costos de reparación y reinicio de la maquinaria, esto puede indicar una disminución de los rendimientos a escala.

Al mismo tiempo, si los cambios en el proceso de producción permiten producir más unidades terminadas con el mismo nivel de recursos consumidos, esos cambios en los factores de entrada conducen a un aumento de la producción que puede identificarse como un aumento de los rendimientos a escala. Cuando los cambios en los insumos no hacen una diferencia real en la relación entre insumos y productos, se dice que la producción son rendimientos constantes a escala.

Comprender y evaluar el concepto es importante para casi cualquier tipo de negocio. Al hacerlo, es más fácil estar al tanto del impacto de cualquier cambio en el costo de los materiales, los costos de mano de obra y cualquier tipo de gasto de capital que cambie el equilibrio entre insumos y productos. Ser consciente de esos cambios permite que una empresa aproveche al máximo un cambio positivo, lo que a menudo genera pensamientos sobre cómo continuar la tendencia y beneficiar a la empresa. Al mismo tiempo, la capacidad de identificar fácilmente los cambios que no están en línea con los objetivos de la empresa significa la oportunidad de tomar medidas que minimicen o posiblemente eliminen las causas subyacentes de los rendimientos desfavorables a escala, restaurando un equilibrio que se considera más acorde con la misión del negocio.