Durante la crisis económica mundial de 2008, los gobiernos del mundo comenzaron a nacionalizar muchas instituciones bancarias.

Que una empresa sea nacionalizada significa que el gobierno se ha hecho cargo de ella y la ha convertido en propiedad pública . A menudo, toda una industria se nacionalizará, ya que el gobierno se hace cargo de sus activos y el control de sus operaciones para ayudarlo a funcionar de manera más eficiente, ya sea durante un período prolongado o durante un período de crisis. Hay varias razones diferentes para que las empresas y las industrias se nacionalicen, que van desde las ideológicas hasta las económicas y las orientadas a la defensa.

El Servicio Postal de los Estados Unidos es un sistema de correo nacionalizado.

En los gobiernos que practican una forma de socialismo de estado , la mayoría, si no todas, las industrias centrales están nacionalizadas. En teoría, esto permite que el gobierno gestione las empresas en interés de la gente en su conjunto, en lugar de que las empresas se gestionen en aras de las ganancias para una vista selecta. La esperanza es que esto reduzca la corrupción y el soborno, y que la eliminación del afán de lucro permita que los precios sigan siendo bajos para todos los consumidores.

La mayoría de los países contienen al menos un puñado de empresas nacionalizadas. Esto puede variar desde gobiernos que poseen la mayoría de las empresas en el país, hasta gobiernos que nominalmente se oponen a la nacionalización . Sin embargo, incluso en el último caso, las actividades principales a menudo se nacionalizarán. En las últimas décadas, varias industrias tradicionalmente nacionalizadas en el mundo desarrollado se han privatizado, lo que permite que empresas privadas las operen. Por ejemplo, muchos países que habían nacionalizado los sistemas penales vendieron los derechos para operar prisiones y cárceles a contratistas privados.

En los Estados Unidos, ha habido una lucha por la nacionalización y la privatización desde hace mucho tiempo , con voces fuertes en ambos lados. En la última parte del siglo XX, muchas industrias nacionalizadas se privatizaron y muchos sectores privados que disfrutaban de monopolios virtuales debido a la intervención estatal se abrieron a una mayor competencia. Sin embargo, algunas industrias aún permanecen nacionalizadas, en algunos casos debido a requisitos legales. El Servicio Postal de los Estados Unidos, por ejemplo, es un sistema de correo nacionalizado, y su estatus está garantizado por la Constitución, lo que haría difícil cualquier intento de privatizarlo.

Often nationalization will take place in times of war or strife, when the national government feels a need to directly intervene in private industry. This may be the result of security concerns, or it may simply be because the industries are not capable of operating at a profit, but the government sees a need for them to remain solvent. For example, during World War I the United States government nationalized every railroad under one national company, the Railroad Administration, for the duration of the war. More recently, following the attacks of 11 September 2001, the United States nationalized the previously private-sector airport security, creating the Transportation Security Administration.

With the global economic crisis in 2008 and 2009, governments around the world began the process of at least partially nationalizing many banking and insurance institutions. As banks struggled with solvency, the many governments intervened financially to ensure that credit remained fluid, and in many cases took partial or complete ownership of the banks in return. This generated a great deal of controversy, with some people believing that the banks should be fully nationalized in order to fight corruption and profiteering, and others believing the banks should be allowed to function as largely unregulated private institutions.