La frase “tener los pies en la tierra” puede tener varias connotaciones. Puede indicar que una persona es realista y práctica. De manera similar, la expresión puede referirse a alguien que tiene los pies en la tierra y es genuino. También puede significar alguien que tiene confianza en sí mismo. A veces, tomado en otro contexto más negativo, puede sugerir que una persona es terca o inflexible.

Mujer de pie detrás de una pila de libros

Esta frase es un ejemplo de modismo . Un modismo es un término o expresión que tiene un significado alternativo al que las palabras sugieren literalmente. Cuando las personas dicen que una persona tiene los pies en el suelo, no significa necesariamente que la persona descrita esté parada en un lugar con ambos pies sobre el pavimento o el césped. Más bien, sugiere otras características de esa persona.

Muy a menudo, tener los pies en el suelo significa que una persona es sensata y sensata en las cosas. Sugiere que los pensamientos y acciones de una persona están anclados en la realidad a diferencia de alguien cuyas ideas no son viables o demasiado idealistas. Una persona descrita con los pies en el suelo a menudo se considera pragmática en su enfoque de la vida. Tomado en el sentido negativo, esto también podría sugerir que la persona es realmente aburrida o descuidada y que no toma muchos riesgos.

En esa misma línea, una persona que se considera segura de sí misma y asertiva también podría describirse con los dos pies en la tierra. La frase, en este contexto, podría sugerir que una persona parece confiada y segura en todo lo que hace. En este sentido, puede ser un cumplido. Sin embargo, llevado al extremo, puede tener implicaciones negativas, lo que sugiere que la persona es demasiado confiada o demasiado obstinada.

En otros casos, decir que alguien tiene los pies en el suelo indica que la persona tiene los pies en la tierra y es auténtica. Podría indicar que la persona no pretende ser alguien que no es. Este tipo de persona es realista sobre quién es y no parece un farsante tratando de impresionar a los demás con actitudes y lugares comunes.

A veces, dependiendo del contexto, tener los pies en el suelo no se considera algo bueno. Este cambio de frase se puede utilizar para describir a alguien que es terco en su opinión y no está dispuesto a moverse. Puede sugerir que una persona tiene los pies plantados con demasiada firmeza en un lugar y, bien o mal, no se está moviendo de su posición sobre un asunto en particular.