El concepto de ventas transpromocionales incluye el uso de encartes en la correspondencia enviada a los clientes.

También conocido como transpromo, “transpromocional” es un término que se utiliza para describir un tipo de proceso de venta que busca combinar los beneficios de completar una transacción con el acto de promover algún tipo de bien o servicio. La idea es generar interés entre los consumidores que finalmente lleve a la compra de productos adicionales. Hay varias formas diferentes de aplicar el concepto de ventas transpromocionales, incluido el uso de encartes en la correspondencia enviada a los clientes e incluso las promociones que se producen durante una compra en una situación física.

Uno de los ejemplos más comunes de actividad transpromocional es la inclusión de encartes en los correos impresos a los clientes, como el detalle de una factura mensual o una factura de una compra reciente. No es inusual que los bancos y otros tipos de empresas también coloquen encartes al enviar extractos de cuenta. La idea es que el destinatario abra el sobre para extraer la factura y también se encuentre con las inserciones que promocionan otros bienes y servicios. Suponiendo que los encartes son lo suficientemente interesantes para que el consumidor realmente lea la descripción del producto que se encuentra en los encartes, aumenta la posibilidad de generar una venta adicional.

Una alternativa a las estrategias transpromocionales que implican el envío de folletos junto con una factura, factura o estado de cuenta es incluir un anuncio promocional directamente en el estado de cuenta o en el detalle de la factura. Por lo general, se trata de una breve promoción de un bien o servicio en particular utilizando una o dos oraciones colocadas estratégicamente debajo del detalle de la cuenta. Como parte de la promoción, el anuncio puede incluir una dirección web o un número de teléfono, junto con un código de descuento para ahorrar dinero en la compra. Aquí, la idea es que los destinatarios ni siquiera tengan que centrarse en nada más que en la declaración real para estar expuestos a una oferta de otro producto.

Incluso en escenarios físicos, es posible utilizar el concepto de ventas transpromocionales para generar ingresos adicionales. Por ejemplo, cuando un mesero en un restaurante verifica a los clientes al final de la comida y les ofrece la oportunidad de comprar un postre con descuento, esto efectivamente promueve el consumo de un producto adicional, que a su vez aumentará el valor total de la transacción al restaurante. Cuando tienen éxito, las técnicas transpromocionales presentan a los consumidores productos que, con suerte, disfrutarán y seguirán comprando junto con los bienes y servicios que ya compran a un proveedor determinado.