A veces conocidas como cartuchos de 8 pistas, las cintas de 8 pistas son un tipo de tecnología de grabación que, junto con los casetes y los discos de vinilo , sirvió como formato principal para la distribución de grabaciones durante las décadas de 1960 y 1970. Consideradas una mejora con respecto a las cintas de carrete a carrete que eran comunes antes de 1960, las cintas de 8 pistas ofrecían un medio de usar cinta de grabación para crear copias de grabaciones al tiempo que brindaban la protección de una carcasa de plástico sellada que ayudaba a minimizar la incidencia de daño a la cinta. Durante varios años, los nuevos lanzamientos de las principales compañías discográficas se ofrecieron en cada uno de estos formatos, hasta que la cinta de cassette finalmente surgió como una opción más popular y confiable que las 8 pistas a fines de la década de 1970.

Mujer, posar

La funcionalidad de las cintas de 8 pistas hizo posible organizar y grabar música en las cintas de manera que proporcionaran un sonido de alta calidad. El sistema requería el uso de un proceso que a veces se conocía como “cambio de pistas”. Cuando se realizaba este cambio, la canción que se estaba reproduciendo en ese momento se desvanecía, seguida de un clic audible. Una vez que se completaba la progresión, la canción volvía a aparecer y continuaba. Este aspecto particular de las cintas de 8 pistas fue visto desfavorablemente por los consumidores, lo que los llevó a alejarse de las cintas y comprar casetes en cantidades cada vez mayores a fines de la década de 1970.

Si bien fue inmensamente popular en los Estados Unidos durante un período de tiempo, esta tecnología en particular experimentó un atractivo limitado en otras partes del mundo. Fuera del Reino Unido, Canadá y algunas otras naciones, el uso de la tecnología de 8 pistas era prácticamente desconocido. Incluso dentro de los Estados Unidos, las opiniones sobre los méritos de las cintas de 8 pistas en comparación con las cintas de vinilo o casetes variaron, y algunos encontraron que las 8 pistas más grandes y engorrosas son inferiores a las cintas de casete más compactas. Otros encontraron que la calidad de sonido proporcionada por las 8 pistas era superior a la ofrecida por los lanzamientos de vinilos o casetes, y también encontraron que los sistemas de 8 pistas instalados en automóviles tendían a funcionar de manera más eficiente que los primeros sistemas de casetes automáticos.

Durante gran parte de la década de 1960 y hasta finales de la de 1970, los lanzamientos de nuevos artistas solían estar disponibles para los consumidores como discos de vinilo , casetes y cintas de 8 pistas. Normalmente, las tres opciones se vendían una al lado de la otra en tiendas de discos y otros puntos de venta. No era inusual que los sistemas estéreo combinados de la época incluyeran un tocadiscos, radio AM / FM, pletina de casetes y reproductor de cintas de 8 pistas, lo que permitía a los consumidores hacer uso de todos estos medios sin la necesidad de comprar equipos separados para cada uno. .