Conoce las características de las esporas bacterianas

Anuncios

Las esporas bacterianas son copias extremadamente resistentes del material genético que las bacterias pueden utilizar para sobrevivir en condiciones adversas. Permiten que los organismos entren en un estado inactivo cuando se exponen a entornos hostiles. Una vez que las presiones ambientales disminuyen, las esporas pueden activarse, lo que permite que las bacterias comiencen a reproducirse nuevamente. No todas las bacterias son capaces de formar esporas, pero algunos patógenos conocidos como el ántrax, el tétanos y el botulismo sí, lo que los convierte en un tema de interés y preocupación para los investigadores médicos.

Se puede usar lejía para desinfectar superficies y eliminar las bacterias rebeldes.

Los organismos pueden comenzar a formar esporas en respuesta a presiones ambientales específicas, como una disminución en el suministro de agua, aumento de la temperatura o radiación. Se necesitan varias horas para formar esporas bacterianas y colonias enteras no pueden sobrevivir a estas condiciones, pero algunos individuos duros pueden esporular a tiempo para protegerse. Los organismos hacen una copia de su material genético y lo atrapan dentro de una cápsula resistente dentro de la membrana celular. Varias capas de material rodean la espora, lo que aumenta las posibilidades de supervivencia.

Anuncios

La radiación, las altas temperaturas y la sequedad extrema no dañan las esporas bacterianas. También resisten el tratamiento con bactericidas. Esto puede representar una amenaza significativa para la salud y la seguridad humanas en el caso de los organismos patógenos, ya que pueden sobrevivir a la mayoría de las medidas utilizadas para reducir la infección. Limpiar las superficies con jabones bactericidas, por ejemplo, puede dejar intactas las esporas bacterianas. Asimismo, la irradiación de productos alimenticios no destruiría las esporas.

Para matar las esporas, generalmente es necesario proporcionar un contenido prolongado con un compuesto químico que pueda atacar las paredes de las células bacterianas y destruir el material genético del interior. Una solución de lejía al 10%, si se deja en contacto con esporas bacterianas durante al menos cinco minutos, puede ser un método de descontaminación eficaz. Algunas esporas pueden sobrevivir incluso fuera de esta ventana, lo que ilustra la resistencia de estas estructuras. Agregar la formación de esporas a su ciclo de vida permitió que varios organismos soportaran condiciones ambientales muy duras que habrían sido demasiado duras para otros organismos.

La investigación sobre las esporas examina cómo se forman y cómo se pueden abordar si son creadas por organismos que se sabe que causan enfermedades. Esto requiere entornos cuidadosamente controlados para desencadenar la formación de esporas y exponer las esporas a diferentes peligros. Estos pueden ayudar a la investigación a determinar qué matará de manera confiable las esporas bacterianas para que puedan hacer recomendaciones sobre el protocolo de infección. Los desarrolladores de bactericidas para entornos como hospitales e instalaciones de investigación también deben estar un paso por delante de sus objetivos, ya que estos organismos son altamente adaptables y pueden desarrollar resistencia a las soluciones de limpieza con el tiempo.

Anuncios