A veces se firma un acuerdo de confidencialidad.

Las relaciones con los proveedores son un área de las actividades de una empresa que se centra en cultivar relaciones positivas y beneficiosas con los proveedores que proporcionan suministros. Esto incluye proveedores de materias primas, fabricantes y otros tipos de socios proveedores. Las grandes empresas pueden tener un departamento de relaciones con los proveedores que supervisa las interacciones con los proveedores grandes y pequeños. La creación y el mantenimiento de asociaciones sólidas con proveedores beneficia tanto a la empresa como al proveedor.

Las empresas a menudo se centran en cultivar relaciones positivas con sus proveedores.

Un aspecto de las relaciones con los proveedores implica explicar las expectativas. Las empresas pueden esperar que sus proveedores firmen acuerdos de confidencialidad, por ejemplo, o que sigan ciertos estándares legales y éticos. Estos pueden incluir todo, desde exigir que los proveedores no utilicen trabajo infantil hasta esperar que los proveedores cumplan con las leyes ambientales. A cambio, la empresa también se compromete a cumplir con las expectativas de los proveedores, como pagar a los proveedores de manera oportuna, avisar con suficiente antelación para los pedidos y trabajar junto con los proveedores para resolver los problemas.

Los proveedores proporcionan bienes a los proveedores a cambio de una compensación acordada.

Las empresas necesitan relaciones sólidas con sus proveedores por una amplia variedad de razones. Las buenas relaciones garantizan que los suministros estarán disponibles cuando se necesiten, que la percepción de la empresa entre los proveedores seguirá siendo positiva y que la empresa tendrá relaciones duraderas con los proveedores que le gustan. Las relaciones a largo plazo pueden proporcionar a las empresas acceso a un servicio personalizado que incluye asistencia con el desarrollo de productos, ofertas especiales en suministros y otros servicios que benefician a la empresa.

Los proveedores se comunican entre sí y con sus clientes. Una empresa que es conocida por tener malas relaciones con los proveedores puede tener dificultades para conseguir términos favorables para las ofertas y puede encontrar dificultades para encontrar proveedores con los que trabajar. Los proveedores especialmente enojados pueden incluso salir a bolsa, dando una mala imagen a la empresa. Así como las empresas trabajan para mantener contentos a sus clientes, también deben trabajar con sus proveedores para crear una relación de trabajo sólida.

Los proveedores y las empresas pueden incluso trabajar juntos en campañas promocionales y otras actividades comerciales. Parte de las relaciones con los proveedores puede incluir la búsqueda de áreas de posible colaboración que sean mutuamente beneficiosas para todas las partes.

Para los proveedores, conocer las expectativas de la empresa desde el principio permite un mejor servicio. El proveedor puede satisfacer las necesidades de la empresa con la mayor precisión posible cuando conoce las necesidades e inquietudes de la empresa. En una relación a largo plazo, esto puede incluir predecir necesidades, proporcionar sugerencias y trabajar con representantes de la empresa para resolver problemas de la línea de suministro y otros asuntos. A los proveedores les gusta construir relaciones a largo plazo porque son una fuente de ingresos estable y confiable. Tener que buscar constantemente nuevos clientes puede presentar barreras importantes para el éxito empresarial.