Los atrapasueños se basan en la tradición de los nativos americanos de colgar una red simbólica sobre una persona que duerme para protegerla de los malos sueños. Consisten en un aro circular de madera que contiene un diseño web hecho a mano con un orificio central. La parte inferior del aro tiene dos o más plumas colgantes. Colgada sobre el soñador, la red filtra los sueños del aire de la noche, dejando pasar solo los buenos sueños o los mensajes importantes.

Atrapasueños.

Hay muchas leyendas hermosas que rastrean el origen de los atrapasueños, que pueden influir en cómo se trabaja. Los Lakota, por ejemplo, creen que los buenos sueños se capturan para convertirse en parte de la red de la vida, mientras que los malos sueños se deslizan por el agujero central. Las leyendas Navajo, Ojibwe y Chippewa sostienen que la red atrapa los malos sueños, evitando que pasen al tiempo de los sueños, mientras que los buenos sueños se deslizan por el centro. En estas leyendas, la luz del sol matutina purifica la red de pesadillas. Las versiones para niños, diseñadas teniendo en cuenta las últimas leyendas, tienen una pluma en el orificio central para que los buenos sueños puedan deslizarse por la pluma hacia el tiempo de los sueños.

Atrapasueños sobre la cama de una mujer.

Los atrapasueños tradicionales tienen ocho puntos donde la red se adhiere al aro circular, que representa las ocho patas de la araña. La araña es un símbolo de la energía creativa, la sabiduría y el aprendizaje femeninos. En la cultura de los nativos americanos, es particularmente importante colgar uno de estos aros sobre las cunas para proteger a los bebés de los malos sueños o del “mal aire” (mala energía). Están hechos de aros de sauce natural y telas de tendones, y no están diseñados para durar. Cuando el niño crece, habitualmente se lo reemplaza por uno nuevo para su próximo ciclo de vida.

Los cazadores de sueños son importantes en la cultura nativa americana.

Aunque la idea de los sueños se ha enfatizado en estos dispositivos, su significado último parece ser más amplio. La leyenda de Lakota sostiene, por ejemplo, que durante el transcurso de la vida, entran en juego muchas fuerzas que pueden bloquear la conciencia del Gran Espíritu . La fe en el Gran Espíritu hace que el atrapasueños tenga no solo buenos sueños, sino también buenas visiones, ideas y oportunidades para ayudar a las personas a alcanzar sus ideales y metas. Estos aros no son solo para dormir, por lo tanto, son tótems que algunos creen que concentran la buena energía y neutralizan la energía negativa .

Los atrapasueños siguen la tradición de los nativos americanos de colgar una red simbólica sobre una persona dormida para protegerse de los malos sueños.

Hoy en día, los atrapasueños se han adoptado y popularizado en la cultura occidental como herramientas y objetos decorativos de la Nueva Era. Se pueden encontrar en línea y en tiendas de regalos especializadas.

Los atrapasueños tienen plumas colgantes.