Encontrar un chupasabos de vientre amarillo no siempre es fácil. Es por eso que los observadores de aves confían en la ayuda de binoculares de alta calidad. La elección de los prismáticos adecuados para la observación de aves puede marcar la diferencia entre poder identificar una especie esquiva o no.

Dos pájaros en un patio trasero.

Los prismáticos de observación de aves son muy parecidos a otros tipos de prismáticos con algunas excepciones. Como definición de trabajo, los binoculares son herramientas ópticas de mano que amplían la visión para ver más detalles a una distancia extendida. Los binoculares son más prácticos que los telescopios o los monoculares para la observación de aves porque puede rastrear un ave en vuelo más fácilmente. Dado que utiliza ambos ojos a la vez, el cerebro puede crear una representación tridimensional de lo que está viendo; esta percepción de profundidad es fundamental para encontrar a su pájaro.

Los binoculares de observación de aves deben ser livianos y resistentes a la intemperie.

Es posible que los observadores de aves con experiencia ya tengan un par de binoculares de observación de aves favoritos, pero para aquellos que recién comienzan, hay algunos conceptos básicos que deben considerar antes de apresurarse a hacer la gran compra.

Los binoculares de observación de aves deben poder enfocar rápidamente.

Debido a que los observadores de aves pasan mucho tiempo al aire libre vagando por el paisaje, los binoculares de observación de aves deben ser livianos, duraderos y resistentes a la intemperie. También deben tener un enfoque rápido y ser eficientes incluso en la tenue luz del amanecer o del atardecer. Antes de comprar binoculares de observación de aves, es mejor probarlos en persona para comprobar si se sienten bien en sus manos, si se pueden ajustar fácilmente y para asegurarse de que puede ver perfectamente, incluso si usa anteojos.

El funcionamiento de los prismáticos es bastante sencillo. Los binoculares son básicamente dos telescopios adyacentes. Para avistamientos rápidos, necesita una imagen del lado derecho hacia arriba para que el cerebro procese la imagen rápidamente. Para crear la imagen del lado derecho, se emplean prismas para voltear la imagen antes de que llegue a los ojos. Todos los binoculares incluyen tres partes básicas: la lente del objetivo que captura una imagen al revés; el prisma que gira la imagen hacia arriba; y el ocular, que amplía la imagen.

Los primeros binoculares, llamados “Gafas de caza”, fueron producidos por Zeiss Optical Works en 1894. Esa empresa utilizó prismas para corregir la imagen basándose en los hallazgos de un inventor italiano de mediados del siglo XIX llamado Porro. Desde la década de 1960, la mayoría de los observadores de aves han cambiado a binoculares que incorporan un tipo más nuevo de prisma, llamado prisma de techo . Se prefiere un prisma de techo debido a su línea recta desde la lente del objetivo hasta el ocular. Sin embargo, los binoculares Porro siguen siendo populares porque son menos costosos, pesan menos y las imágenes muestran un mejor contraste.

Los binoculares son herramientas ópticas de mano que amplían la visión para ver largas distancias.