Los controladores de juegos inalámbricos son controladores portátiles para consolas de juegos que no tienen cable. Los controladores de juegos inalámbricos utilizan tecnología inalámbrica para permitir que el juego sea menos restrictivo, lo que permite a los jugadores sentarse prácticamente en cualquier lugar de la sala. Están disponibles para las principales consolas de juegos y computadoras.

Los controladores de juegos inalámbricos no necesitan cables para controlar la acción en pantalla.

Si alguna vez se ha sentado a jugar un videojuego en una consola doméstica, entonces comprende el significado de movimiento restringido. Los controladores de juegos tradicionales se conectan a los puertos de la consola, y el jugador o los jugadores pueden colocarse solo tan lejos de la consola como alcancen los cables del controlador. Este problema puede reducir en gran medida el nivel de comodidad de un jugador que se acomoda a largo plazo, especialmente si el sofá está demasiado lejos del televisor. Los controladores inalámbricos brindan a los jugadores la libertad de sentarse en cualquier lugar de la habitación que elijan, siempre que el receptor esté dentro de la distancia operativa.

Los controladores inalámbricos ofrecen a los jugadores de videojuegos una gran libertad de movimiento.

Además de la libertad de movimiento, uno de los mayores beneficios de los controladores de juegos inalámbricos es el almacenamiento. Los receptores inalámbricos permanecen conectados a los puertos del controlador de la consola, y los controladores en sí no tienen cables para aumentar las unidades de almacenamiento o enredarse. Sin mencionar que no es necesario mover la consola. Simplemente puede darle una ubicación permanente en una unidad de entretenimiento o armario debajo del televisor, o como elija para organizar sus sistemas, y nunca habrá cables colgando. Configurar y limpiar se convierte en un juego de niños, incluso para los niños. La única desventaja, que es insignificante en comparación con las ventajas, es la necesidad de tener baterías de repuesto a mano.

Los controladores de juegos inalámbricos vienen equipados con las mismas funciones que sus predecesores cableados, incluidas las funciones de vibración que son esenciales en algunos juegos. Están diseñados para tener el mismo tiempo de respuesta, aunque los jugadores frecuentes pueden notar una ligera diferencia cuando usan por primera vez controladores de juegos inalámbricos. Por supuesto, debe comprar controladores que sean específicamente compatibles con su consola de juegos, y debe elegir con cuidado. Las marcas de imitación fabrican controladores inalámbricos para diferentes sistemas que se venden al por menor por un precio ligeramente inferior al de la marca, pero no siempre funcionan al mismo ritmo. A largo plazo, es mejor comprar controladores fabricados por el minorista de su consola de juegos específica. Puede encontrar controladores inalámbricos en cualquier minorista de electrónica que venda juegos y consolas.

Los controladores de juegos inalámbricos pueden ser más fáciles de controlar para niños y adultos sin experiencia.