Descubre las características de los eosinófilos y su función en el cuerpo

Definición de eosinófilos

Los eosinófilos (o granulocitos eosinófilos) son glóbulos que se desarrollan en la médula ósea y son los encargados de la defensa del organismo frente a agentes infecciosos y parásitos. También participan en los procesos inflamatorios en enfermedades alérgicas y asma.

En condiciones normales, la concentración de eosinófilos en el cuerpo humano varía entre 50 y 500 eosinófilos por microlitro de sangre.

Eosinófilos altos

La eosinofilia es un aumento en la concentración de eosinófilos (valores superiores a 500 por microlitro de sangre), lo que indica que el individuo probablemente tiene alguna infección parasitaria (gusanos), algún tipo de enfermedad alérgica o asma.

Anuncios

Cuando los valores son muy altos (valores superiores a 700 por microlitro), suelen indicar enfermedades como la artritis reumatoide, la enfermedad de Hodgkin (cáncer de linfa) o enfermedades de la piel (dermatitis y otras lesiones cutáneas).

Eosinófilos bajos

Eosinopenia es el nombre que se le da a la baja concentración de eosinófilos (valores por debajo de 50 por microlitro), una indicación de que la inmunidad del individuo está comprometida.

Las situaciones que pueden provocar una disminución de los valores son, por ejemplo, un estado de shock sistémico, intoxicación por alcohol, síndrome de Cushing (exceso de cortisol), uso de esteroides, postoperatorio, eclampsia (complicaciones del embarazo) o enfermedades como SIDA.

Anuncios