Los muffins de limón son panes horneados que tienen un interior suave y húmedo y una corteza exterior firme. Suelen ser de un color amarillo pálido por dentro y marrón dorado por fuera. Estos muffins tienen un ligero sabor a limón, que es ligeramente agrio y dulce.

Un limón.

Los muffins, que se asemejan a los cupcakes, tienen una parte superior redondeada e inflada y una base cilíndrica, que a veces está envuelta en una taza de papel o papel de aluminio. Los muffins de limón adquieren su forma cuando la masa se coloca en una taza para muffins o en un molde para muffins y se hornea. A medida que la masa se cocina, se eleva y desarrolla la corteza exterior, lo que ayuda a preservar su forma de muffin después de sacarlos del horno.

La harina de trigo es uno de los principales ingredientes que se utilizan para hacer muffins de limón.

Los muffins de limón se elaboran principalmente con los mismos ingredientes que se utilizan para hacer otros muffins. Los ingredientes principales son azúcar, manteca vegetal, huevos, levadura en polvo y harina de trigo . Los ingredientes adicionales como el jugo y la ralladura de limón agregan el sabor del limón a estos muffins.

De vez en cuando, el cocinero preparará un almíbar azucarado con sabor a limón para los muffins. Después de hornear los muffins, se hacen agujeros en la parte superior con un tenedor y se vierte el almíbar. Este almíbar es absorbido por el pan, infundiéndolo con mayor humedad y sabor. Los muffins se reservan para permitir que el almíbar se congele antes de comer.

El jugo de lima agria se puede mezclar con la masa para muffins de limón para darle un toque cítrico adicional.

Los muffins se pueden hacer desde cero, a partir de mezclas para muffins en caja o se pueden comprar en tiendas o panaderías. Las mezclas para muffins y la mayoría de los muffins que se venden en las tiendas tienen un conservante agregado para evitar que el producto horneado se vuelva rancio. Al hacer muffins en casa, el cocinero promedio debe estar preparado para comer estos productos en un par de días. Para mantenerlos por más tiempo, los muffins se pueden colocar en un recipiente de plástico herméticamente cerrado, cubrir con papel encerado y colocar en el refrigerador.

Los muffins de limón se pueden comer calientes del horno, a temperatura ambiente o recalentados en el microondas. Para recalentar un muffin de limón, se debe quitar la taza de papel de aluminio, si es necesario, y envolver el muffin en una toalla de papel. El muffin envuelto debe colocarse en el microondas y calentarse a intervalos de 10 segundos hasta que esté tibio.