Los sistemas de seguridad comerciales a menudo ofrecen acceso controlado a áreas protegidas a través de un teclado.

Los sistemas de seguridad comercial suelen ser aquellos sistemas que están diseñados para proteger un interés comercial, como una fábrica, almacén , tienda u oficina. El término también podría referirse a cualquier sistema de seguridad vendido comercialmente, pero generalmente este no es el caso. Los componentes de estos sistemas a menudo incluyen herramientas de detección, vigilancia y comunicación. Estos sistemas pueden ser monitoreados por una agencia externa, conectados directamente al centro de comunicaciones de un departamento de policía, o no ser monitoreados, y simplemente están destinados a registrar información o ahuyentar a las personas.

Uno de los sellos distintivos de todos los sistemas de seguridad comerciales son los componentes de detección. Los detectores pueden incluir dispositivos de detección de movimiento e incluso detectores de sonido. Algunos detectores incluso están diseñados para distinguir el sonido del vidrio al romperse de otros sonidos normales. Los detectores de infrarrojos escanean en busca de firmas de calor inusuales, que pueden representar un intruso. Para evitar falsas alarmas, la mayoría se puede configurar con diferentes niveles de sensibilidad, dependiendo de la cantidad de actividad ambiental esperada en el área.

La vigilancia puede estar incluida o no en los sistemas de seguridad comerciales, según las necesidades de la empresa. La mayoría de las veces, esta vigilancia toma la forma de cámaras de seguridad que están configuradas para monitorear áreas interiores y exteriores. Dichas cámaras pueden ir a una pantalla de televisión de circuito cerrado que se monitorea constantemente, o simplemente pueden grabarse en una cinta o en el disco duro de una computadora. Si luego se descubre un problema, la grabación se recupera y se revisa en ese momento. De lo contrario, generalmente se archiva y luego se elimina una vez transcurrido un período de tiempo específico.

Los componentes de comunicación se pueden localizar o utilizar para enviar una señal a otras personas que no se encuentran en las inmediaciones. Un ejemplo de un componente de comunicación localizado es una alarma audible, que es estándar en la mayoría de los sistemas de seguridad comerciales. Las alarmas silenciosas pueden usarse para alertar a las autoridades o al centro de monitoreo de que se ha detectado actividad sospechosa. Esto se hace conectando el sistema a una línea telefónica o conexión a Internet.

Aunque a menudo se venden bajo una marca, los sistemas de seguridad comerciales pueden no recibir tanta publicidad en el mercado masivo como los sistemas residenciales. Estos sistemas a menudo son un poco más difíciles de empaquetar en unidades masivas, en comparación con los sistemas residenciales debido a la complejidad variable de las ubicaciones donde se instalan. Por lo tanto, el marketing tiende a centrarse en empresas individuales, más que en el mercado en su conjunto.

Un representante de ventas o un consultor de seguridad generalmente se reúne con una empresa interesada en sistemas de seguridad comercial para elaborar un plan personalizado. Este plan incluirá la identificación de áreas de preocupación o vulnerabilidad y el diseño de una estrategia de seguridad en consecuencia. El precio total de un sistema de seguridad comercial se basa en gran medida en la cantidad de hardware necesario y los servicios de supervisión incluidos.