Los teléfonos móviles desbloqueados son teléfonos móviles que se pueden utilizar en cualquier red GSM con tarjetas SIM intercambiables. Independientemente del operador que fabrique la tarjeta, el teléfono podrá reconocerla y enviar voz y datos a través de la red. Esto contrasta con un teléfono bloqueado, que está vinculado a una red de proveedor (o operador) de servicio de telefonía celular específico con configuraciones de software, y generalmente se ofrece con un contrato cuando alguien inicia el servicio móvil.

La capacidad de desbloquear un teléfono celular depende del tipo de teléfono y la tecnología asociada a él.

Ventajas potenciales

Una ventaja de comprar un teléfono celular desbloqueado es la posibilidad de comprar casi cualquier teléfono GSM (Sistema global para comunicaciones móviles), en lugar de estar restringido a una selección limitada ofrecida por un proveedor específico. Esto puede incluir teléfonos que solo se distribuyen en determinados países o con funciones que no están disponibles en todos los operadores. Las personas tampoco necesitan esperar a que expire un contrato para comprar un teléfono nuevo; pueden quitar la tarjeta SIM (Módulo de identificación de abonado) de un teléfono existente e insertarla en uno nuevo cuando estén listos para reemplazarlo. Esto les permite mantener su número mientras actualizan el teléfono, sin tener que pasar por el operador.

Hacer jailbreak a un teléfono permite a los usuarios instalar aplicaciones de teléfonos celulares de terceros.

Además, la capacidad de usar un teléfono celular desbloqueado con una variedad de tarjetas SIM puede ser conveniente para los viajeros. La mayoría de los transportistas solo brindan servicios a un país o área en particular; cuando viaja fuera de la zona de cobertura, el usuario del teléfono móvil tendrá que “roaming” en la red de otro operador, lo que a menudo conlleva una tarifa alta. Para evitar tarifas de roaming, una persona puede comprar una tarjeta SIM de un operador local en su destino e insertarla, conservando todas las configuraciones de su teléfono existente pero obteniendo un nuevo número y un plan de llamadas locales. Además de tarifas de llamadas menos costosas, esto brinda el beneficio adicional de tener un número local mientras se encuentra en el área.

Algunos viajeros internacionales encuentran conveniente comprar un teléfono celular desbloqueado que se pueda usar con varias tarjetas SIM.

Posibles desventajas

No todos los teléfonos desbloqueados tienen las mismas funciones que sus contrapartes bloqueadas, incluso cuando el proveedor es el mismo. Los operadores pueden incluir tales funciones solo en teléfonos bloqueados, que utilizan su software y configuración patentados. Algunos proveedores ofrecen llamadas gratuitas a varios contactos o acceso con un botón a ciertas funciones que solo se pueden usar en teléfonos bloqueados. Los consumidores preocupados por funciones específicas pueden querer consultar con un proveedor para ver si están disponibles en teléfonos celulares desbloqueados.

Hacer jailbreak a un teléfono se considera legal en los EE. UU.

Además, estos teléfonos tienden a ser más caros. Los teléfonos bloqueados a menudo son costosos porque generalmente vienen con contratos de servicio telefónico que comprometen al consumidor con ese proveedor de servicios por un período de tiempo determinado (como dos años). Los teléfonos desbloqueados generalmente se venden al precio minorista o cerca del mismo porque el comprador puede usar el teléfono con varios operadores diferentes.

Otro problema con los teléfonos móviles desbloqueados es que es posible que no funcionen en todas las bandas GSM; a partir de 2012, un teléfono cuatribanda podía funcionar en cualquier parte del mundo con una red GSM, pero otros teléfonos no. Esto puede ser una preocupación para los viajeros internacionales especialmente, ya que no todas las bandas se utilizan en todos los países. Por ejemplo, en América del Sur, la banda de 850 MHz es de uso común, pero es posible que otras no estén disponibles. Es aconsejable comprobar qué bandas utiliza el teléfono y qué bandas están disponibles en determinados destinos de viaje.

Obtener un teléfono desbloqueado

One way to get a phone without proprietary settings is to buy it new from a third party vendor in its original, unlocked state. Third party services are also available to unlock a person’s cell phone for a fee, usually by attaching it to a special piece of hardware specially designed for this purpose. This doesn’t guarantee the phone will always work correctly, as carrier settings might remain in the software.

There are also instructions online to unlock most models. In many cases, unlocking a phone is just a matter of activating the phone and entering a specific code; some phones, however, require a series of steps before the code can be entered. Not all codes work, and trying to enter codes that are incorrect can cause the phone to “hardlock” and prevent it from being unlocked. Certain models of cell phones can only be unlocked using the hardware method, which may also work for hardlocked phones.

Some cell carriers sell unlocked phones at full price, usually allowing consumers to pick a flexible plan such as month-to-month or pay-as-you-go billing. This can provide access to carrier-specific features with the flexibility of an unlocked phone. If a customer has been with a carrier for some time — sometimes for as little as 90 days — the carrier may even be willing to supply an unlock code for a locked phone, although they may charge a fee.

Cell Phone Carriers

The majority of the world — 99% — uses the GSM network, and numerous carriers use it for their services. The competing network is CDMA, or code division multiple access. Most carriers on the CDMA network do not, as of 2012, use card-enabled phones; instead, subscriber information is stored in the cell phone’s memory, which means it cannot be transferred to another phone. The CDMA equivalent of the SIM card — the R-UIM — is used in some parts of Asia, but it’s not likely to spread more widely. This card contains software that allows it to be used in GSM phones as well.

Jailbroken Phones

A jailbroken phone is not exactly the same as an unlocked phone. Most often used in reference to Apple’s iPhone®, when a phone is jailbroken, it has been modified to allow it to download applications (apps) not approved or sold by the carrier, such as the Apple App Store. A phone that has been jailbroken is not unlocked, although it may be necessary to jailbreak a phone before unlocking it is possible. Jailbreaking a phone is considered legal in the US, although it may violate the warranty.

Locked phones are often very costly.