Los telescopios terrestres son dispositivos de visualización óptica diseñados principalmente para observar objetos en la Tierra, en lugar de en el cielo nocturno. Hay varias diferencias clave que distinguen a estos telescopios de los modelos astronómicos más comunes, aunque existen algunas versiones combinadas. Los telescopios terrestres, también conocidos como catalejos, se asocian con frecuencia con los días de la navegación y la piratería, pero todavía se utilizan hoy en día para una variedad de propósitos.

Los observadores de aves a veces utilizan telescopios terrestres para identificar aves en grandes paisajes.

Observar objetos en la Tierra requiere diferentes especificaciones que examinar estrellas y planetas. Una de las consideraciones principales es el efecto del aire en una imagen terrestre, ya que a altos niveles de aumento, el aire tiende a brillar y distorsionar la imagen. Por esta razón, el diámetro de la lente, o apertura, es a menudo una consideración más importante al elegir telescopios terrestres que las capacidades de aumento. Cuanto mayor sea la apertura, menor será la ampliación necesaria a nivel del suelo, aumentando la calidad de la imagen.

Otra característica importante de los telescopios terrestres es la producción de una imagen no invertida. Muchos telescopios destinados a la observación astronómica presentan una imagen invertida, que no es adecuada para la observación desde tierra. Los telescopios destinados a la observación terrestre están diseñados para presentar una imagen erguida, o una que esté del lado derecho hacia arriba y de izquierda a derecha en la presentación. En los telescopios de doble uso, se puede acoplar un adaptador especial al ocular para crear una imagen erecta al ver objetos terrestres.

Dado que los telescopios terrestres se utilizan a menudo para la observación móvil, como la observación de aves, el diseño y el peso son consideraciones importantes. La mayoría de los osciloscopios terrestres son prismáticos, lo que significa que la imagen se ve desde la parte superior o posterior del osciloscopio. Los telescopios newtonianos, que son populares para observar las estrellas , generalmente no son adecuados para un catalejo, ya que el ocular está en el costado del alcance. La mayoría de los modelos terrestres también son compactos y livianos, y se pueden transportar fácilmente para el uso diario. Los modelos más grandes se pueden montar en trípodes para mayor estabilidad y para soportar su peso mucho mayor.

La historia del telescopio terrestre está indisolublemente ligada a los grandes días de la exploración marítima. Los barcos usarían visores terrestres para identificar a otros barcos como amigos o enemigos, pero también podrían usar los instrumentos para medir posibles ubicaciones de arrecifes o buscar tierra en el horizonte lejano. En los tiempos modernos, los fotógrafos, científicos y observadores de aves utilizan con frecuencia telescopios terrestres para ayudar a identificar sujetos en grandes paisajes. Los cazadores también pueden usar catalejos para ayudar a identificar presas camufladas o distantes.