La subcontratación puede resultar en altas tasas de desempleo.

La subcontratación es la práctica de trasladar ciertas partes o todos los negocios fuera de las costas del país en el que se encuentra el negocio. Muchas empresas emplean esta práctica como un dispositivo de ahorro de costos y, sin duda, puede ahorrar dinero. Sin embargo, este problema se complica enormemente por todos los factores involucrados, y es valioso ver cómo la ubicación de la mayoría de los negocios en costas extranjeras puede ahorrar y costar dinero al mismo tiempo.

El soporte técnico se encuentra entre las industrias más comúnmente subcontratadas.

Primero, no toda la subcontratación se dirige a países que tienen costos más bajos. Algunos países trasladan plantas, tiendas e instalaciones en países que tienen costos más altos pero que pueden tener ventajas fiscales. Por lo general, la práctica implica el uso de países donde los costos de emplear personas y alquilar o poseer instalaciones para albergar a los empleados es significativamente menor, y también pueden existir ventajas fiscales por emplear a un gran número de personas dentro de ese país.

La subcontratación puede tener un costo inicial alto si es necesario enviar el equipo a una nueva ubicación.

En los países altamente industrializados, los costos de los salarios y de las instalaciones pueden ser altos, y las empresas pueden pagar una fracción de este precio en otros lugares, mientras siguen empleando a trabajadores igualmente calificados. Para las empresas que buscan recortar gastos, la subcontratación puede ser un medio viable para lograrlo, al mismo tiempo que permite que una empresa pague por empleados más costosos en el país en el que se estableció. Muchas empresas tienen una combinación de empleados locales y empleados subcontratados, mientras que otras trasladan la mayoría de las empresas a países extranjeros.

Ha habido algunas reacciones negativas hacia las empresas que subcontratan todos los aspectos de su negocio. Por ejemplo, muchas empresas optaron por trasladar las líneas de ayuda al cliente a países extranjeros y luego algunas encontraron que esta práctica no estaba funcionando bien. Las personas a las que ayudaban estas líneas no recibían el tipo de servicio que necesitaban para seguir siendo clientes, y algunas empresas han optado por dejar de subcontratar el trabajo de la línea de ayuda y el servicio al cliente para brindar un mejor servicio a los clientes. La conclusión es que si la insatisfacción del cliente mitiga los costos más baratos de los empleados, entonces la subcontratación no ahorra dinero.

Otra forma de evaluar la subcontratación es por la forma en que afecta a las economías locales de los principales países en los que opera una empresa y depende de la venta de productos o servicios. Eliminar puestos de trabajo de un país afecta su economía y el poder adquisitivo de los consumidores. Si bien la subcontratación puede resultar en la posibilidad de ofrecer productos a precios más bajos, la cantidad de clientes y el gasto de los consumidores disminuye cuando no hay empleos disponibles. Esta es una crítica común a la práctica.

En Estados Unidos, por ejemplo, se han subcontratado muchos trabajos de fabricación. No todas las personas que pierden sus trabajos pueden encontrar otros trabajos que ganen la misma cantidad de dinero, y el alto desempleo, especialmente en las ciudades que antes se centraban en la manufactura, afecta a los demás negocios de esas ciudades. Cuando las empresas comienzan a subcontratar tanto que aumenta el desempleo y la economía en general se tambalea, es posible que estas empresas no puedan ganar dinero. En otras palabras, pueden crear una situación en la que no existan consumidores para comprar sus productos, por muy económicos que sean. En última instancia, se argumenta que la disminución del poder adquisitivo de los consumidores puede costarles dinero a las empresas, mucho más de lo que ahorrarían mediante la subcontratación.

An additional factor that deserves consideration is the effect of stimulating the economies of developing countries. While from a humanitarian point of view this can be thought highly desirable, there are some ultimate consequences. Consistent work in these countries helps to raise standard of living, and this will eventually raise costs of employing workers in such countries and renting or acquiring property. Elevating standard of living could foreign and domestic employees cost about the same amount.

Ultimately, this practice saves money and is likely to be continued. Countries can make outsourcing less attractive by giving tax breaks to companies that will keep employment within a country’s borders. However, even with incentives not to outsource, benefits to this common business practice are likely to continue to exist. What companies that outsource must weigh is not just the short-term savings but the potential long term costs and possibly benefits for both itself and the society at large.